• Nuestro primer consejo es solicitar una medición de estas radiaciones.

  • Reduce el uso del móvil y utiliza auriculares o altavoz siempre que puedas y, si no es posible, aleja todo lo que puedas el móvil de tu cabeza, sobre todo, cuando llames y esté realizando la conexión. También cuando exista baja cobertura y en ascensores.

  • Procura no llevar el móvil demasiado cerca del cuerpo, como por ejemplo, en un bolsillo.

  • Los niños menores de 14/16 años no deberían utilizar móviles ni teléfonos inalámbricos.

  • Tampoco deberían utilizar las tabletas o smartphones cuando éstos estén conectados a la wi fi (se pueden poner en “modo avión” para que puedan jugar).

  • Lo ideal es apagar el móvil por la noche pero, si lo quieres utilizar como despertador, recuerda ponerlo en “modo avión”.

  • Cuando utilices portátil, tableta o smartphone, procura que no estén en contacto con tu cuerpo y no los utilices mientras se estén cargando.

  • Si estás embarazada, crees estarlo o te gustaría estar, evita poner portátiles o tablets cerca o sobre el regazo.

  • La conexión a Internet por cable no emite radiaciones. En la medida que puedas, intenta no tener wi fi y, si lo tienes, cierra el router por la noche.

  • Aunque la mayoría de personas no lo sabe, el teléfono inalámbrico emite muchas radiaciones, incluso cuando no se está utilizando. Procura sustituirlo por el teléfono de cable de toda la vida o al menos, compra un inalámbrico full eco dect.

  • Si tienes bebés y utilizas el avisador, colócalo lo más apartado posible de la cuna o cama.

  • No coloques radio-despertadores, teléfonos inalámbricos o móviles en la mesilla de noche o cerca de la cama. Utiliza el despertador con pilas.

  • Evita lo máximo posible el cableado eléctrico en la cabecera de la cama. Y, si lo tienes, asegúrate que está bien aislado.

  • Evita tener lámparas con transformador en la mesilla de noche.

  • Está demostrado que el microondas provoca que los alimentos pierdan muchas de sus propiedades por lo que es preferible no utilizarlo. Si lo usas, aléjate lo máximo posible cuando lo pongas en marcha (preferible más de 3 metros).

  • Procura no colocar camas en la pared contigua donde estén colocados los grandes electrodomésticos (microondas, frigorífico, lavavajillas, caldera, lavadora, horno, etc.)

  • Cuando puedas, revisa la instalación eléctrica de tu casa para asegurarte de que dispone de toma de tierra y que no emite radiaciones.

  • Desenchufa todos los aparatos que no estés utilizando (cafetera, tostadora, licuadora, radio, lámparas, etc.).

  • Coloca regletas de varios enchufes con botón central para desconectar cuando tengas varios aparatos juntos (televisión, vídeo, ordenador, etc.) Así podrás desenchufar todo al mismo tiempo por la noche o cuando no lo utilices.

  • Desconfía de productos que pueden ser fraudulentos como símbolos y pegatinas para móviles, etc.