Preguntas frecuentes

¿Qué son las radiaciones?

Las radiaciones son la transmisión de energía en forma de ondas electromagnéticas. Existen radiaciones naturales y artificiales.

¿Cuáles son las radiaciones artificiales?

Las radiaciones artificiales (ondas y campos electromagnéticos CEM) son las que están producidas por las nuevas tecnologías, los aparatos eléctricos y las redes eléctricas.

¿Podemos convivir con las nuevas tecnologías de forma saludable?

Los avances tecnológicos nos hacen la vida más cómoda y agradable pero hemos de buscar formas y tomar medidas preventivas para que sus efectos negativos no nos perjudiquen tanto (Ver último apartado: Otros consejos a tener en cuenta).

¿Por qué es importante realizar una medición de estas radiaciones?

Primero, para saber en qué condiciones vivimos: existen espacios y lugares que están más expuestos que otros.

Y, segundo, para que podamos tomar medidas y protegernos en caso necesario.

¿Por qué estas radiaciones afectan más cuando estamos durmiendo?

Porque estas radiaciones inciden directamente sobre la glándula pineal y a una hormona que segrega que es la melatonina.

La melatonina es un antioxidante natural muy potente. Una de sus funciones más importantes es regular el ciclo vigilia-sueño.

Por ese motivo, cuando oscurece o estamos a oscuras nos entra sueño y cuando amanece o se encienden luces, nos despertamos. Es un proceso natural que, últimamente, con los nuevos hábitos y tecnologías estamos desajustando.

¿Para qué sirve apantallar?

Para reducir o frenar las radiaciones en las zonas que pasemos mucho tiempo. Sobre todo, en las de descanso.

Estar expuesto a estas radiaciones de forma continuada debilita el sistema inmunológico y, a la larga, puede favorecer la aparición de enfermedades.

¿Qué es un apantallamiento?

Es un trabajo de protección que frena o reduce el flujo y entrada de radiaciones.

El más utilizado es una pintura especial que se puede aplicar sobre paredes, techos o suelos. El acabado se puede realizar con cualquier otro revestimiento decorativo.

También existen cortinas, vinilos para cristales, doseles para camas, etc., que se utilizan según cada caso.

Los resultados son objetivos y medibles con aparatos y equipos especiales y profesionales.

¿Si tengo problemas de sueño o me levanto cansada/o puede tener relación con las radiaciones?

Sin duda puede tener mucha relación por la incidencia que tiene sobre la glándula pineal y su hormona la melatonina siendo muy recomendable realizar un estudio para saber con qué nivel de ondas y CEM descansamos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que son muchos los factores físicos y emocionales que pueden originar problemas durante el sueño.

¿Existe alguna relación entre las radiaciones y las enfermedades auto-inmunes?

Aunque las enfermedades autoinmunes siguen siendo grandes desconocidas parece existir una correlación directa entre estas enfermedades y estas radiaciones.

La clave es el desgaste y debilitación que el sistema inmunológico tiene al estar expuesto de forma continua a las radiaciones de todo tipo, principalmente, a la hora de dormir.

¿Cuáles son las radiaciones naturales?

Las radiaciones naturales son las producidas por la tierra, el sol y el espacio. 

¿Cuáles son esos aparatos eléctricos y nuevas tecnologías que producen estas radiaciones artificiales?

Antenas de telefonía, routers WiFi, móviles, teléfonos inalámbricos, tabletas, ordenadores, microondas, otros electrodomésticos, cableado del hogar,…

¿Cómo puedo saber si mi casa es más o menos saludable?

Tan sencillo como contactar con nosotros para que hagamos una medición.

¿Qué soluciones existen para protegernos de estas radiaciones?

La mejor solución es alejarse de las fuentes de emisión aunque no siempre es posible.

Otra forma de protegernos es aprender a manejar con más seguridad los aparatos y las nuevas tecnologías para que no nos afecten tanto sus efectos nocivos.

Para las radiaciones que proceden del exterior, existen distintos sistemas de apantallamiento.

¿Afectan estas radiaciones a todas las personas?

En principio sí pero no de la misma manera.

Hay personas más sensibles que acusan mucho antes los efectos negativos (síndrome de electrosensibilidad).

Es algo parecido a lo que les pasa a las personas alérgicas: llega un momento que su organismo se satura y se vuelve intolerante. Hay que tener en cuenta que los efectos de las radiaciones también son acumulativas.

Precisamente por eso, es tan importante saber con qué niveles de radiación vivimos para evitar una sobre-exposición.

¿Cómo puedo saber si me están afectando estas radiaciones?

Los síntomas del síndrome de electrosensibilidad son dolor de cabeza, ansiedad, cansancio crónico, dificultad para dormir, irritabilidad, etc., que se intensifican cuando estas personas están en una zona con ondas y CEM y disminuyen o llegan a desaparecer cuando están en una zona libre de estas radiaciones.

¿Por qué es tan importante dormir en un espacio libre de radiaciones?

La influencia negativa de estas radiaciones es especialmente importante cuando estamos durmiendo ya que es durante el sueño cuando el cuerpo lleva a cabo las funciones de limpieza, desintoxicación y reparación.

Es muy importante descansar bien para estar sanos. Dormir en un espacio con radiaciones nos produce estrés oxidativo y un envejecimiento prematuro.

¿Qué relación tiene la glándula pineal y la melatonina con nuestra salud?

Muchísima.

Además de regular el ciclo vigilia sueño permitiendo al cuerpo que realice sus funciones de limpieza, desintoxicación y reparación mientras dormimos, también cuida nuestro sistema inmunitario.

Está probado que la melatonina aumenta nuestras defensas preservándonos de enfermedades comunes (gripe, resfriados, etc.) y también patologías más importantes (cardiovascuales, enfermedades autoinmunes, cáncer, etc.).

Una posible consecuencia de vivir con un nivel bajo de melatonina es sufrir de cansancio crónico.

¿Tiene alguna relación las radiaciones con el cáncer?

Aunque son muchos los factores de riesgo de cáncer (alimentación, tabaco, actividad física, genética, etc.), existen cada vez más indicios de que una de las causas que predispone al cáncer es estar expuesto durante largo tiempo a radiaciones, tanto artificiales como naturales (geopatías).

Consejos

Nuestro primer consejo

es solicitar una medición de estas radiaciones.

Procura no llevar el móvil demasiado cerca del cuerpo

como por ejemplo, en un bolsillo.

Cuando utilices portátil, tableta o smartphone, procura que no estén en contacto con tu cuerpo

y no los utilices mientras se estén cargando.

La conexión a Internet por cable no emite radiaciones.

En la medida que puedas, intenta no tener wi fi y, si lo tienes, cierra el router por la noche.

Aunque la mayoría de personas no lo sabe, el teléfono inalámbrico emite muchas radiaciones, incluso cuando no se está utilizando.

Procura sustituirlo por el teléfono de cable de toda la vida o al menos, compra un inalámbrico full eco dect.

Desenchufar las lámparas de la mesilla de noche.

Así eliminarás el campo magnético y el campo eléctrico.

Procura no colocar camas en la pared contigua donde estén colocados los grandes electrodomésticos

(microondas, frigorífico, lavavajillas, caldera, lavadora, horno, etc.)

Cuando puedas, revisa la instalación eléctrica de tu casa para asegurarte de que dispone de toma de tierra y que no emite radiaciones.

Desconfía de productos que pueden ser fraudulentos como símbolos y pegatinas para móviles, etc.

Desenchufa todos los aparatos que no estés utilizando

(cafetera, tostadora, licuadora, radio, lámparas, etc.).

Reduce el uso del móvil y utiliza auriculares o altavoz siempre que puedas

Si no es posible, aleja todo lo que puedas el móvil de tu cabeza, sobre todo, cuando llames y esté realizando la conexión. También cuando exista baja cobertura y en ascensores.

Los niños menores de 14/16 años no deberían utilizar móviles ni teléfonos inalámbricos.

Tampoco deberían utilizar las tabletas o smartphones cuando éstos estén conectados a la wi fi (se pueden poner en “modo avión” para que puedan jugar).

Lo ideal es apagar el móvil por la noche

pero, si lo quieres utilizar como despertador, recuerda ponerlo en “modo avión”.

Si estás embarazada o te gustaría estarlo, evita poner dispositivos electrónicos cerca del regazo.

Si tienes bebés y utilizas el avisador, colócalo lo más apartado posible de la cuna o cama.

No coloques radio-despertadores, teléfonos inalámbricos o móviles en la mesilla de noche o cerca de la cama.

Utiliza el despertador con pilas.

Evita lo máximo posible el cableado eléctrico en la cabecera de la cama.

Y, si lo tienes, asegúrate que está bien aislado.

Está demostrado que el microondas provoca que los alimentos pierdan muchas de sus propiedades por lo que es preferible no utilizarlo.

Si lo usas, aléjate lo máximo posible cuando lo pongas en marcha (preferible más de 3 metros).

Coloca regletas de varios enchufes con botón central para desconectar cuando tengas varios aparatos juntos

(televisión, vídeo, ordenador, etc.) Así podrás desenchufar todo al mismo tiempo por la noche o cuando no lo utilices.

¿Quieres que te ayudemos a mejorar tu descanso?

Solicítanos un estudio de radiaciones.

Ir arriba